Buenos días vida! Despertando con Reiki

Desde que recuerdo y hasta que cumplí los 27, mi vida se definía carente de propósito. Había mas motivación o menos, mas alegría o menos, mas de algo o nada de nada, pero siempre dependía del mundo externo, que me daba y me quitaba según soplara el viento. Mis emociones cambiaban en función de lo que pasara afuera, sin hacer nada por gestionarlas. A menudo permitía que fueran otros los que pensaran o decidieran por mí, los que me dieran o quitaran felicidad, los que se ocuparan de mi vida… Como si eso fuera posible… Continúa leyendo Buenos días vida! Despertando con Reiki