Vamos y venimos

2014-el-año-de-morir-y-renacer

Hoy más que nunca recuerdo la ley de la impermanencia y la naturaleza cíclica del Universo, y sintiéndome extremadamente chiquitita en su vastedad, contemplo los sucesos con la mirada del observador tratando de no olvidar que todo es un constante ir y venir desde el origen, como un péndulo que sostenido por una mano imparcial se mueve inteligentemente de un extremo, hacia el otro…

Continúa leyendo Vamos y venimos

Caprichos

Destino caprichoso, siempre teniendo en cuenta tus leyes,

¿no podrías ser más condescendiente y alejar del sufrimiento a quien no lo merece?

Ya sé lo vas a decirme: no hagas juicios de valor.

Te propongo un trato, entonces,

puesto que sin entender el plan estamos obligados a vivirlo.

Ignórame a mi, no me importa.

Pero ilumínalo a él, llévale claridad y entendimiento.

Que la justicia premie sus sentimientos, ya que yo no puedo hacerlo.

Que lo que anhela su corazón tenga su justa recompensa.

 No es por mí, es por él por quien te pido.

Caprichos del destino, que nos haces querer a quien no nos corresponde y ser amados por quien no merecemos.

Deseos

light-14383_640 Que nunca pierdas la capacidad de sorpresa, de tener mente y corazón a punto para recibir lo que pueda llegar.

Que tu parte sensible aflore y te sientas uno con el mundo y las Almas que en él habitan.

Que te hagan hermosos regalos, de los que sencillamente se dejan caer, de los que jamás encontrarás en un catálogo.

Que los baches sean cortos y fáciles, ya sabes que dan pie al cambio.

Que nuestros corazones nunca dejen de latir con vida y con fuerza, que se acoplen entre ellos y formen un único sonido.

Que tus ojos brillen y tu Alma resplandezca.

Que tus miedos y tristezas sean tocados por la magia del amor.

Que todo cuanto hagamos sea para servir a nuestro propósito individual sirviendo al propósito colectivo.

Que si existen futuras de futuras generaciones nos recuerden por el amor que fuimos capaces de crear en nuestros corazones.

Que te cuiden todos los días y todas las noches las alas de quien tanto te quiere.

Que cuando vuelvas a casa cansado sea porque valió la pena el esfuerzo.

Que la luz sea tu guía, que tu guía seas tú.